.: N O T I C I A S

Almagro de mi Vida - La Revista
info@almagrodemivida.com.ar

BAJÓ AL PUNTERO Y SUMÓ SU CUARTO TRIUNFO AL HILO

2012-02-01
GIGANTES DE ACERO
Almagro le ganó a Sarmiento por 3 a 1 y fue superior a su rival. Raspó cuando hizo falta y liquidó el match en una ráfaga de 10 minutos. Lanaro, Ruquét y Becerra que luego se fue expulsado marcaron los goles. Había descontado Garnier.


     Una cosa es cuando Sarmiento juega en Junín y otra cuando sale de su casa. Lo habíamos anticipado en la previa. El equipo de Lippi no es infalible de visitante.

     El partido era parejito hasta que vino el golazo de Germán Lanaro. A los 6, tras un córner de Figueroa, Wanchope Ábila despejó una pelota mal que quedó en el área para que el defensor, de espaldas al arco marque de media chilena. Golazo.

     Ahí se empezó a ver la mejor versión de este práctico Almagro. Porque Iglesias y el Negro Sinisterra le hacían el 2-1 a Bressán y lo volvían loco, porque el pressing de Farías en la mitad de la cancha no dejaba aire a los volantes juninenses, porque Maidana y Quiroga no la agarraban en el Verde y porque la defensa hacía lo que indicaba el manual: sacarla cuando se debía y reagruparse de manera coherente.

     A los 20 lo tuvo Maxi Giusti pero definió al cuerpo del arquero. Sarmiento comenzó a despertarse y con las subidas de Andrizzi por izquierda comenzó a inquietar. Y tras un tiro de esquina, en la única falla defensiva de la noche, Yamil Garnier la mandó a guardar. Así terminó el primer tiempo: 1-1.



     El segundo tiempo arrancó con los decibeles más bajos.  Sarmiento salió a esperar y Almagro monopolizó la tenecia de la pelota. Figueroa manejó los hilos y Becerra, arriba, se movió con mucho criterio. A los 25 Becerra no pudo conectar un centro de Iglesias y Giusti la tiró por arriba estando solo frente al arquero.

     La visita no despertaba, cuando un córner de Figueroa fue conectado de manera genial por un Hernán Ruquét que viene con rendimientos en alza: segundo gol consecutivo del defensor y el 2 a 1 transitorio.

     El equipo de Lippi no tuvo reacción y su adelantamiento generaron más espacios para la contra. Y, en una de esas, la pelota le quedó a Raúl Becerra quien definió, con justeza, al ángulo derecho para sentenciar el score. Inmediatamente, el goleador de Almagro se quitó la camiseta para festejar, y se ganó la segunda amarilla que desembocó en su expulsión.

     Lindo triunfo de este equipo, que terminó tocando la pelota al grito de "ole, ole" de su gente.
     Ser ganó el cuarto partido consecutivo, y ya son cinco los que mantiene sin perder. El funcionamiento se va encontrando y también la identidad de juego. Esa que la gente e a poco le va reconociendo a este equipo. Sí, sí señores. Aplaudan, no dejen de aplaudir...



  Volver

 

 

.: LAS TABLAS :.

  
 

Estadisticas