.: N O T I C I A S

Almagro de mi Vida - La Revista
info@almagrodemivida.com.ar

Almagro Vs Estudiantes (B.A)

2015-03-20
El aliento no puede faltar
Vamos a hablar del partido de este sábado. ¿Qué ansiedad no? Y cuantos miedos.


Entonces, este domingo, con todos apretaditos y casi sin lugar en la cancha, con los dientes apretados, incertidumbre, vacilación, dudas y certezas, risas nerviosas, panzas con ruido y pechos comprimidos. Con los que están atrás de una radio, en la TV, o desde internet siguiéndolo. O desde lejos, otro país, o el cielo. Con papelitos, miles de papelitos y banderas, con canciones, con música de aliento, con generaciones con sonámbulos ávidos de gloria, con tanta necesidad de desahogo y alegrías Con todo eso, le vamos a caer a los jugadores, que deberán no sólo pelear con todo lo arriba mencionado sino con nuestras pulsaciones incontrolables.

Por eso:
Amigo, si va a la cancha, va a alentar, recuerde eso. Va a alentar. No a putear. No a enojarse. Usted no debe caer sobre la espalda del jugador y exigirle que gane como si fuera un trámite que cualquiera de nosotros haría fácilmente. No. No es nada sencillo. No confunda la palabra profesional con robot sin sentimiento. Nadie va a querer ganar más que los jugadores que nos representan. Nadie va a querer meter más goles que ellos. Saben que tiene una oportunidad histórica, hermosa, única después de tanto tiempo. Nosotros, lamentablemente, ya no estamos acostumbrados a estas presiones.

¿Tienen que ser expertos en manejar tamaña emoción?
No. El corazón se les va a salir del pecho, y van a dejar el alma en la cancha. Denlo por seguro.

Amigo, si va a la cancha, va a alentar, recuerde eso. Va a alentar. No a putear. No a enojarse. No a meter más a presión. Cuando se pierda una pelota, cuando se cometa un error, cuando no se llegue a cruzar a un rival o cuando se falle un gol. Cuando Tponelotto haga un cambio que no nos guste, se va a aplaudir al que sale, y se va a aplaudir al que entra. No estamos para criticar. No, al menos, en ese momento. Ahí estamos para sumar. Alentar. Y aliviar de tanto peso y anhelo suelto. ¿O acaso usted cuando va a alentar a algún amigo deportista, lo putea cuando juega presionado, inseguro, impreciso?

De manera tal, que cuando los 11 que nos representen entren a jugar con nuestros sueños, a correr por nuestra dicha, a pugnar por nuestra gloria, no estén solos. Somos uno, todos. Un pueblo unido, no por el triunfo, el empate o por la derrota, sino por la pasión inexplicable a estos colores. Unidos, ¿entiende? Juntos corremos, juntos pateamos, juntos trabamos con la cabeza, juntos atajamos, juntos nos equivocamos, juntos gritamos, juntos sufrimos, juntos festejamos.

No equivoquemos el camino: contra todos nosotros, unidos, 11 jugadores rivales nada podrán hacer.



  Volver

 

 

.: LAS TABLAS :.

  
 

Estadisticas