.: N O T I C I A S

Almagro de mi Vida - La Revista
info@almagrodemivida.com.ar

COLUMNA DE OPINIÓN

2011-07-27
ESA RAZÓN LLAMADA IDENTIDAD
Por Juan Manuel López.


     Cuatro chicos se reúnen un jueves cualquiera en la puerta de la sede. Para ellos, que no se guían por papeles, sigue siendo la sede de Almagro y nunca será un gimnasio rojo y amarillo. Es muy temprano y la temperatura es muy baja. Ellos no entienden muy bien por qué están allí. "Si tengo que arreglar mi departamento no me levanto a esta hora", comenta uno, entre bostezos. Suben al tercer piso, ingresan a la cancha de fútbol y se encuentran con una pared deteriorada. Empiezan a lijar, pero no saben lijar bien. Utilizan enduído, pero no saben si tienen que mezclarlo con agua. Pintan, con desconfianza, pero se animan a pintar. Le salen ampollas en las manos, pero siguen lijando igual. Les duelen los brazos, pero continúan firmes con la brocha. Arreglan los arcos, los bancos y las ventanas porque también lo consideran suyo. Viajan a sus trabajos y vuelven a la noche para continuar con la tarea. Con el paso de las horas se suman más chicos que muestran idénticas actitudes y mismo compromiso. De madrugada se encierran en la sede para, a través de tres colores, seguir recuperando el edificio de Medrano 522 en una lucha sin cuarteles. Se olvidan de dormir y algunos se olvidan de que deben hacer reposo porque están enfermos. Al personal de Sport Club le cuesta comprender lo que observan. Algunos de los empleados ayudan, contagiados o conmovidos por el virus tricolor; otros sólo se preguntan por qué realizan tamaño sacrificio, pero no reciben respuestas: los corazones, al cabo, no emiten sonidos. Hubo un secreto durante las dos jornadas de trabajo: cerca de la única puerta de salida, los chicos colgaron una bandera de Almagro. Así, cuando miraban hacia atrás y amagaban con retirarse, entendían todas las razones que justificaban todos sus actos: la identidad no se negocia.



  Volver

 

 

.: LAS TABLAS :.

  
 

Estadisticas