.: N O T I C I A S

Almagro de mi Vida - La Revista
info@almagrodemivida.com.ar

EN EL ARRANQUE DE LA TEMPORADA DE LA PRIMERA B METRO

2011-08-06
HOLA, MI NOMBRE ES ALMAGRO...
Almagro se presentó de lo lindo: si bien jugó mucho mejor que Morón, las ganas y el compromiso fueron claves para llevarse la victoria. Con gol de Crespín en el primer tiempo y de Becerra de gran definición, arrancamos ganando.


Fotos: Walter Vázquez
Escribe: Francisco Smoljanovich

     Compromiso. Ganas. Concentración. Tres palabras claves que el equipo de Méndez enarboló como estandartes. Almagro ganó, es verdad. Fue superior a el Gallo. También es verdad. Pero no sólo lo superó en la futbolístico, también lo superó en la mentalidad. Desde que Dóvalo pitó el arranque, los jugadores del Cabezón Méndez salieron a comerse rivales. Este equipo fue fuerte en defensa, fue metedor y corredor en el medio y letal en ataque. Combo perfecto. Pero vamos por partes.

    El Gallo no pudo hacerse con la pelota y ahí fue más que clave el doble cinco: Libramento te raspa, pero juega. Farías te corre, y distribuye. En ese contexto, chau a los generadores de fútbol de Morón. Viturro fue invitado de lujo en la zona del medio campo y la línea de cuatro volantes dentrás de él, siempre le vieron el número a los jugadores tricolores. Ahí se empezó a ganar el golpe por golpe táctico del partido. Morón se puso nervioso, los defensores no tenían opciones de pase y debieron tirarla allá bien lejos. Por arriba. A dividirla. Los carrileros fueron importantes, se supieron asociar, ganaron los mano a mano y volvieron locos a los defensores del Oeste.



     El primer gol no tardó en llegar, Vega fue hasta el fondo, mandó un centro que Raúl Becerra (es para Petti que lo mira por TV), cabeceó en el primer palo y asistió de gran manera a Lucas Crespín que sólo la empujó. Con el gol en la mochila, el partido fue otro. Morón no tuvo ni ideas ni voluntad para salir a buscarlo y se chocó contra sus propias limitaciones.

     En el segundo tiempo, el plan fue otro: sentidos por el desgaste, los carrileros ya no fueron tanto y se rearmaron dos líneas de cuatro bien pegaditas para salir rápido de contra.
     El segundo no tardó en llegar, gran enganche de Becerra quien fue la figura, y mejor definción al segundo palo. El 2-0 para Morón, fue como remar en un mar de dulce de leche repostero. No tenía ideas, ni físico. Y así fue muriendo el partido.
     Entraron Muerza y el Gula Maldonado para intentar tener el balón, y el Pájaro Espíndola para renovar los aires arriba, a eso se le sumó la expulsión de Bogao y Morón se quedó con diez.
     Por el peso específico del cansancio, el equipo se tiró muy atrás, aunque Méndez no paraba de pedirle a los jugadores que saquen el equipo.


     Si bien hay mucho por mejorar, la realidad es que arrancar ganando alimenta la ilusión de más de uno y, lo más importante, va agrandando al demonio anímico. Ese que te puede hacer ganar partidos cuando las cosas no salen. El Tricolor se presentó de la mejor manera en el arranque del torneo: "Hola, mi nombre es Almagro..."



  Volver

 

 

.: LAS TABLAS :.

  
 

Estadisticas